El lactante zamarreado o síndrome del bebé sacudido

Por el Dr. Benjamín Apolinar Valencia

En un estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), hace referencia y bastante énfasis al zamarreo (sacudir), es una forma frecuente de maltrato observado en los niños muy pequeños. La mayoría de los niños zamarreados o sacudidos tienen menos de 9 meses de edad. Los autores de este tipo de maltrato comúnmente son varones y esto puede ser más bien un reflejo del hecho de que los hombres, que en promedio son más fuertes que las mujeres, y no de que sean más propensos que las mujeres a zamarrear a los niños, Pero también las mamas y los familiares en una forma divertida de aventar al bebe hacia arriba y cacharlo, pensando que esto le gusta al bebe sin saber que esto le puede generar lesiones severas que le pueden ocasionar la muerte, pues se pueden producir hemorragias intracraneales, hemorragias retinianas y pequeñas fracturas “astilladas” en las principales articulaciones de las extremidades del niño, como resultado del zamarreo muy rápido.

 

Estas lesiones también pueden ser consecuencia de una combinación de zamarreo y del golpe de la cabeza contra una superficie. Hay indicios de que cerca de un tercio de los lactantes sacudidos violentamente, mueren y que la mayoría de los sobrevivientes sufren consecuencias a largo plazo, como retraso mental, parálisis cerebral o ceguera.

Por lo anterior, tenemos que muchos de los niños zamarreados o sacudidos, normalmente tienen a padres violentos, por lo cual es muy probable que sean niños y jóvenes violentos, con un comportamiento agresivo y que la violencia la vivan como una manera natural de supervivencia y así como consecuencia tenemos también a niños que conforme crecen son maltratados, como lo refiere la misma OMS en su Informe mundial sobre la violencia y la salud. Washington, DC: OPS, en donde refiere lo siguiente:

 

El niño golpeado, uno de los síndromes del maltrato de menores, es el del “niño golpeado”. Este término se aplica en general a los niños que presentan lesiones repetidas y graves en la piel, el aparato esquelético o el sistema nervioso. Incluye a niños con fracturas múltiples producidas en distintas etapas de su vida, traumatismo craneoencefálico y traumatismo visceral grave, con indicios de un castigo repetido. Afortunadamente, si bien los casos son trágicos, esta modalidad de maltrato es poco conocida. Según la Organización Mundial de la Salud, en 2000, hubo unas 57 000 defunciones atribuidas a homicidios en los menores de 15 años de edad. Las estimaciones de los homicidios de niños a nivel mundial indican que los lactantes y los niños muy pequeños corren un riesgo mayor, con tasas en el grupo de 0 a 4 años de edad que equivalen a más del doble de las observadas en los niños de 5 a 14 años.[1]

[1] OMS (2002). Informe mundial sobre la violencia y la salud. Washington, DC: OPS 

 

Doctor en derecho, en la Universidad de Ciencias Jurídicas de Morelos, Maestro En Ciencias Penales, por la Universidad Mexicana de Educación a Distancia (UMED), licenciado en derecho por la universidad mexicana de educación a distancia (UMED), Catedrático en posgrado en Universidad de Ciencias Jurídicas de Morelos, Catedrático el Instituto Nacional de Salud Publica INSP, Catedrático de posgrado en la Universidad Mexicana de Educación a Distancia UMED, presidente de la Asociación Civil por los derechos humanos MAABHE, Abogado litigante y Dir. Gral. De Servicios Jurídicos Integrales de México, Coordinador y ensayista de la Obra Derecho y Buen Gobierno, publicada por la Cámara de Diputados en la LXIII Legislatura, Coordinador y ensayista de la Obra Victimas en Perspectiva de derechos Humanos, publicada por la Cámara de Diputados en la LXIV Legislatura, Coordinador de posgrado de la Universidad de Ciencias Jurídicas de Morelos. 

Abrir chat