EL IMPACTO DE LA PANDEMIA EN NUESTRAS VIDAS

Aunque no es la primera vez que el mundo sufre por una enfermedad altamente contagiosa que cobra vidas en diferentes latitudes, la nuestra es una generación especial: Pasaremos a la historia universal como el grupo de seres humanos que se enfrentaron en el mismo siglo y por segunda vez al temor de ser contagiados por una enfermedad peligrosa. Fue justamente en el año 2009 cuando se registró la primera de las dos pandemias globales de la contemporaneidad, la denominada H1N1 (influenza), que nos dejó un concepto panorámico internacional de salud sin precedentes formales. 

En esta ocasión nos enfrentamos a un largo encierro, al temor de ser contagiados y de reproducir y llevar la enfermedad a casa, en una amenaza frontal del exterior hacia nuestras familias, lo que afrenta nuestras costumbres, valores y principios de seguridad física y mental, algo sólo dimensionado por el cine en los supuestos holocaustos universales que muestran una significativa disminución poblacional así como la destrucción del tejido humano, regresando a las cavernas para resguardarse de radiaciones y amenazas extraterrestres, en medio de lo que se llegan a considerar como los valores más importantes: La salud y la vida.   

Se han producido por la pandemia múltiples alteraciones a la llamada cotidianidad, hoy quisiera enfocar esta reflexión hacia su influencia en el plano familiar y personal, pues la más significativa modificación es la de reencontrarnos en casa cuestionando nuestra vida, revisando nuestras decisiones y retomando objetivos personales, así como metas comunes, revalorando nuestro presente y futuro que hasta hoy es incierto.

La falta de identidad de los intereses familiares justamente al parecer ha sido causa de incremento en la violencia familiar, pero recordemos que la familia es campo de luchas individuales, no somos iguales y uno de los retos en medio de la pandemia es convivir con nuestras decisiones de vida sin escondernos en otros espacios como el lugar de trabajo: Vivir con padres, hijos y/o pareja, o vivir solos es una decisión que hoy nos cuestiona y que podemos revalorar, no sabemos cuánto tiempo viviremos y nuestra vida no se esconde más, hoy vivimos nuestras casas y nuestras vidas sin máscaras, asumiendo el papel que escogemos en nuestra película. 

Sin duda esta pandemia ha traído dificultades y nuevas prácticas en diversos campos como el económico, jurídico, político y social, pero también nos dejará efectos positivos en el medio ambiente, en el uso e implementación de las nuevas tecnologías de la información (TIC), con el desarrollo de nuevas competencias y hábitos de estudio e investigación científica, y principalmente en lo personal nos debe mover hacia el cuestionamiento y reconsideración de roles, educación y decisiones familiares, ahora asumidos con más conciencia, tolerancia y equidad de género, por ser la vida posiblemente un corto tiempo de responsabilidad, sobre la que hoy nos invita la naturaleza a reflexionar y reencausar hacia lo realmente valioso.

Dra. Vera j. Villa G
Dra. en Derecho, Abogada, Psicóloga, Especialista en Familia, Docencia universitaria y en Gestión de proyectos educativos, con Maestría en Educación Superior, Docente de la Universidad de Ciencias Jurídicas de Morelos.

Abrir chat